miércoles, 26 de enero de 2011

Tratamiento facial para una piel perfecta

Si quieres tener una piel radiante sigue a raja tabla estos pasos básicos de un tratamiento facial. Tu rostro estará más luminoso, uniforme, fresco y tonificado.


Masaje: Elimina la tensión en cuello y nuca para lograr una mayor relajación que te permita estar más receptiva al tratamiento.
Limpieza: Expulsa las impurezas de la piel y tiene propiedades calmantes, hidratantes y refrescantes.
Exfoliación: Elimina las células muertas y activa la circulación sin irritar. Es un peeling suave pero muy efectivo.
Ducha facial: La piel recibe una dosis de oxígeno puro para ser reconstituida, aumentar su firmeza y suavizar las arrugas.
Mascarilla: Sus minerales absorben las impurezas y regulan la secreción sebácea, dejando la piel limpia, suave y calmada.
Primer Suero: Combina vitaminas y antioxidantes que mejoran la suavidad de la piel y la penetración de los tratamientos posteriores.
Primera Hidratación: Se aplica de un hidratante que aumenta instantáneamente la humectación de cara, contorno de ojos y cuello.
Modelador: Aumenta la renovación celular facial, protege las fibras de sostén y estimula la respiración de la piel, combatiendo el envejecimiento. Es calmante, desestresante y reparador.
Segundo Suero: Alisa las arrugas causadas por la deshidratación y estimula la secreción de endorfinas que te producen bienestar.
Segunda Hidratación: Se finaliza con una emulsión de té verde para corregir y prevenir signos de fatiga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada